El jardín de Paloquemao

Foto: Susana Cubillos
Foto: Susana Cubillos

Por: Susana Cubillos susycubi@gmail.com

Esta plaza, que debe su nombre a un árbol quemado que estaba sembrado en la avenida 19 y que era emblemático en el sector, fue construida en 1962 por los arquitectos Dicken Castro y Carlos Mosseri. Allí se mezclan los olores a flores, hortalizas, pescado, cebolla y papaya en un área equivalente a cuatro manzanas. Pocos recuerdan ya que en el edificio del DAS, al frente de la plaza, Pablo Escobar puso una bomba en diciembre de 1989, que aparte de las muertes, víctimas y estragos en el sector, ahuyentó a muchos de los venteros.

La sección de flores, especialidad de la plaza, tiene más de 50 variedades que llegan todos los días de cultivos de La Sabana: rosas, girasoles, lirios, violetas y capuchones, entre una infinita variedad. En la sección de vegetales y frutas, trabaja Javier, un “peón”, como se denominan entre ellos, que desde niño trabaja de cotero.

Llega a las 4:00 de la mañana, cuando la abren: “Aquí no hay un contrato permanente, sino que toca rebuscárselo todos los días”, dice. Y a la sección de pescado llegan pescados de todos los rincones de Colombia: del Magdalena, de la Costa Pacífica y del Atlántico.

En la parte de artesanías todo está ordenado y limpio. Dependiendo de las festividades —Día del amor y la amistad, Navidad o Halloween— cambian los colores. Aquí se puede encontrar desde vasijas de barro hasta artesanías de vidrio soplado y jarrones para arreglar las flores que se consiguen en el mayor centro de acopio del país.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

VOLVER